Recicla un palet: sofá

Sí, los palets (o palés, o pallets) están concebidos para el transporte de mercancías, pero también hemos señalado infinidad de veces que los muebles con palets tienen un encanto especial. El sofá, de los que más.

muebles con paletsPodríamos decir que los palets tienen  una vertiente sostenible que pocos conocen, que es un recurso sencillo y económico cuando tenemos que cambiar muchas zonas de la casa y disponemos un presupuesto cerrado, que las tendencias más hipster lo han tomado con un objeto moderno y alternativo, sin embargo, no será necesario recurrir a ningún argumento de mencionados. Primero, porque a estas alturas del camino no tenemos que convencer a nadie, y segundo, porque basta con mirar los resultados para aseverar que son fantásticos, y que el primer pensamiento que uno tiene es: “Quiero uno igual”.

El ejercicio de reciclaje que traemos hoy es uno de los más adaptables a las realidades del día a día, pues vale tanto para un salón en el centro de la urbe como en el salón de una casa de campo. El sofá hecho con palets no entiende de límites decorativos, y es amigable en ambientes mediterráneos y modificable para entornos góticos. Además, conseguir es también sencillo.

¿Ya tienes los palets? Pues vamos a darles formato. Lo principal es darle una mano de limpieza, que viene a ser eliminar las grapas que encontremos en la superficie y pulir con la lijadora. Para lo primero, con un destornillador y unos alicates será suficiente; para lo segundo, con lijadora automática. Lija de grano fino, no vayamos a devastar la madera.

En este punto, convendría saber qué diseño quieres para tu espacio: palet doble, con respaldo horizontal, vertical…

El primer modelo, coincidente con el ejemplo que ilustra la entrada, consiste en apilar los palets uno encima de otro, tantos como altura quieres que tenga el sofá (¿más de dos pasa ser mesa?). Para que no se muevan puedes sujetarlos con tornillos o correas. Éstas añaden un punto de color. El proceso para los sofás con respaldo es ligeramente más complejo, pues requiere agujerear y ensamblar. Si te gusta el respaldo horizontal (ángulo de 90 grados), puedes utilizar espigas para ensamblar (el vídeo te explica cómo). Si tu opción es el respaldo diagonal, precisarás de bisagras (mecanismo de las puertas) y unas cadenas, que se colocarán en los laterales, para que el respaldo no venza.

Para rematar el reciclaje, pinta tu nuevo sofá y añádele cojines, colchones o un edredón nórdico. Lo que sea pero bien mullidito, para restar la máxima dureza posible.

Imágenes: patchupdesign,  ideavegetal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s